colectivo_resize

El Colectivo Cultural Azahara.Una experiencia de responsabilidad social juvenil en los 80.

15 de agosto de 2010 a la(s) 6:27

Noviembre 1978-Enero 1980 DE LA VISIÓN EN EL BARRIO A LA MISIÓN CULTURAL EN LA CIUDAD.

Un sueño juvenil surgido en un barrio obrero de los 80 que aspiraba a escribir su propia historia mediante la acción social y cultural.

Todo comienza con la necesidad de dar respuesta a nuevas situaciones.

Quizás era ya el otoño de 1978, donde habíamos dejado atrás la EGB, del Colegio Salesiano de San Agustín de Linares en la provincia Andaluza de Jaén, y todavía era reciente un sabor, el de la distancia, que empezábamos a experimentar desde comienzos del nuevo curso en los institutos.

Distancia con aquellos años en los que jugábamos al balón,en nuestro barrio de la Fuente del Pisar, frente a la plaza de la calle Mazarrón, y que después le pondrían el nombre de la Niña de la Puebla,donde estábamos sentados una tarde, creo que de viento y nubes.

Este sabor de la distancia, estaba siendo nuevo en nuestros ya recién cumplidos 14 años, y nos resultaba amargo a pesar de nuestro primer bello facial, como correspondía a aquella generación de muchachos nacidos entre 1963 y 1966.

Ya no era suficiente jugar al balón, se necesitaban pretextos para seguir unidos entre quienes habíamos elegido estudiar Formación Profesional y los que habíamos elegido estudiar BUP. Incluso para estar unidos a los que repetían el curso escolar que algunos habíamos llegado a superar en septiembre.Ese era el sabor de distancia más acusado en nuestro espíritu.Se necesitaban, además, argumentos para afrontar los tiempos que venían. Tiempos donde nuestro lugar, no tenía un sitio seguro, y donde, si teníamos algo que decir, nadie pensaba preguntarnos.No pensabamos ceder al anonimato de ser simples estudiantes, y llegar pronto a tener un primer trabajo; que más allá de trabajar en Santana Motor, muy pocos nos atrevíamos a imaginar, la posibilidad de desempeñar otros empleos, que no fuera, en la cadena de montaje del Land Róver de Santana.Sin embargo los padres de muchos de nosotros, trabajaban allí, y deseaban en secreto que sus hijos encontraran un trabajo mejor.

Queríamos dar plenitud a aquel tiempo nuestro de la juventud, que nos invitaba a algo más, que quedarnos en los límites de un instituto, o los primeros noviazgos.Aunque es verdad que para muchos de nosotros, nuestras metas se terminaban ahí, en terminar unos estudios y conocer cuanto antes al sexo opuesto.Como anécdota, en ese momento no habíamos asistido a ninguna fiesta o guateque, tan frecuentes en esos momentos.

 

Contexto social y político controvertido del momento.

Pronto, nuestros mayores votarían el 6 de Diciembre una nueva Constitución Española.Algunos obreros serían despedidos de Santana Motor. También veríamos correr a los antidisturbios de la policía nacional contra algunos de nuestros padres que se manifestaban por mejores condiciones laborales y sociales en la fábrica. Conoceríamos las manifestaciones públicas multitudinarias, mas allá de la reciente huelga de maestros de gran exito en Jaén. Incluso además, ocurrieron accidentes mortales de algún ciudadano pakistaní en las minas de Plomo que sólo unos años más tarde se cerrarían.

El 1 de Marzo del año siguiente, 1979, se celebrarían las segundas elecciones generales legislativas de la transición española; y el 4 de abril, elecciones municipales.Todos esos cambios, no nos eran ajenos, pues sonaban noticias nuevas y las paredes de nuestra ciudad estaban escritas de propaganda política y electoral. En los rostros de nuestros mayores se pintaban la ilusión y el miedo a la vez.

La respuesta a nuestras necesidades e inquietudes, parte por atender a intereses concretos.

Fue en ese instante en que se nos ocurrió la idea de formar un club juvenil, que nos permitiera tener nuestro protagonismo en ese momento de nuestra historia.No sabíamos el significado de palabras como: política, cambio social, acción social, etc. Pero empezamos a experimentar esos significados sin saberlo, desde aquella tarde en que sentados en el bordillo de una acera alguien planteó “¿Y si hiciéramos…?,” los demás escuchamos aquella pregunta como si se nos abriera un camino por transitar en el que no sabíamos nada de él, algunos asentimos, otros preguntamos,también hubo quien profundizó más en ello aquella tarde.

Surgió un compromiso, ir a conocer el hermano mayor de Rafa, que acababa de llegar de Barcelona. Rafa contaba que su hermano había visto grupos, actos, ideas; que sólo de oirlas ya nos alentaba la atención y la curiosidad. Quizás aquél día era Lunes, pero al día siguiente fuímos a casa de Rafa a primera hora de la tarde. Su hermano de 22 años,trabajaba en la fábrica de Santana Motor, y estaba recien llegado de la mili hacía unos meses; tenía unas gafas redondas que ni siquiera sabíamos imitaban a aquél vocalista de los Beattles- John lenon-. En ese momento Jose, el hermano de Rafa, vestía pantalones color piel melocotón y un sueter verde menta de cuello alto, y de sus ojos salían chispas, y de sus manos dibujos y garabatos que nunca habíamos visto, nos contó y nos propuso unas ideas que ni en la escuela podríamos haberlas escuchado, ni en la primera ni en la segunda cadena de televisión, pero aquello fué suficiente para quedar otro día y otro, y otro, hasta darle forma a una acción desconocida, pero vitalizante, que nos subía la autoestima, porque eramos los protagonistas de algo desconocido, que no había que saber hacer de antemano, para ser aceptado entre un mundo que se nos antojaba difícil como dice nuestro poeta Domingo Failde -eran tiempos recios-.

Queríamos estar en la primera fila de algo nuevo y nuestro, donde opinábamos y decidíamos por nosotros mismos, y gracias a los encuentros y diálogos construíamos las primeras críticas, críticas que se nos rebatían.

Unos pocos, fuímos entendiendo que, quedarnos en la protesta era una actitud fácil, el arte estaba en elaborar propuestas y de ahí, materializarlas desde la iniciativa social. Ese era el reto, cómo franquear una actitud de querer estar denunciando socialmente todo, a involucrarnos en estar anunciando una nueva manera de hacer las cosas y dar respuesta a las necesidades.

Pronto el sabor de la distancia iba a ser vencido a base de imaginación, creatividad y diálogo, pero sobre todo de acción conjunta, cada sábado por la tarde.

Primero, fueron los intentos de ocupar el salón parroquial de la Iglesia Santa Barbara. Pero no convencimos a la religiosa encargada de Pastoral. En otro momento abundaremos sobre este suceso. Por ello, nos fuimos al local de la Asociación de vecinos unión de barrios ” La Esperanza”; al otro lado de la carretera, en la calle Cáceres,casi en las lindes del barrio.

La acción de cada sábado por la tarde, empezó de inmediato a seducirnos. La acción social y la acción cultural. Tardes de elaboración de figuras de arcilla y trabajos de marquetería durante todo el invierno desde diciembre de 1978 hasta el comienzo de la primavera, marzo de 1979. El grupo de música que quedaba con Rafa o Prudencio. Las primeras charlas coloquio como aquella del 24 de abril de 1979 sobre el “Mayo 68″ -en la casa de la cultura-, o las asambleas y reuniones donde discutiamos diversos aspectos, como por ejemplo, cómo denominarnos.

Alguien ,inocente, propuso un nombre romántico: “Jóvenes sin fronteras” que hizo estallar la risa y la mofa.Después surgieron nombres más acorde con el contexto, hasta que prevaleció uno: “Colectivo Cultural Azahara” por lo que fué el momento en que quedamos constituidos. Era Noviembre de 1978.Incluso hoy algunas hijas de amigos que nos conocieron, se llaman así: Azahara.Pero también hoy y sin quererlo hemos trascendido fronteras, tanto geográficas como inimaginables.

A veces nos preguntamos, ¿cuál fue la clave para convocar a tantos jóvenes en el barrio cada sábado?, ¿qué ofrecíamos realmente para motivarles a asistir?. Eran tiempos donde sólo existían 2 canales de televisión y quizás nuestra alternativa era válida, pero la clave fué ofrecer un espacio de acción, donde el verdadero motivo era encontrarse y conocer a gente nueva.Existe un yo,porque existe un tu.

Esa clave es válida para intervenir socialmente con los jóvenes hoy. Franquear distancias mediante la acción que nos lleven a conocer otros jóvenes, y si son de distintos sexos, mejor que mejor,pues es una de las motivaciones más importantes.

Evidentemente había una necesidad latente en cuanto a conocer al sexo opuesto, los noviazgos, etc. Por ello fué importante canalizarlo a través de fiestas-bailes durante los meses de primavera y verano, donde aprovechávamos para recaudar fondos. Además organizamos alguna charla coloquio sobre sexualidad el 23 de Junio de 1979.

azahara_resize_2

Las Primeras actividades del Colectivo Cultural Azahara fuera de los Locales de la Asociación Vecinal.

Con la llegada del buen tiempo además de las actividades ya realizadas en el local, surgieron otras. La primera excursión al campo [Vadollano, abril de 1979] y posteriormente nuestro primer viaje a Cazorla con la asociación de vecinos [07.07.1979] ,la edición y venta de nuestro logotipo en pegatinas [06.05.1979] con objeto de recaudar fondos;las primeras fotografías entre sociales y artísticas, aún en blanco y negro. Nuestras primeras pintadas a base de pintura plástica en las paredes del barrio, [pintada alegórica al mundo del trabajo el 16.05.1979] y otras alegóricas a la infancia [25.06.1979] o de tipo comercial [05.08.1979] financiadas por el Blusa, el dueño de la Piscina Benidorm, cuyos muros ilustramos.

La primavera y el verano de 1979, eran la ocasión apropiada para desarrollar toda la acción posible al aire libre.El 23 de Mayo de 1979 iniciamos la limpieza de los jardines del barrio, incluso los del parque Fuente del Pisar.

Cada sábado tenía olor a acción en común,pero también Jose, el hermano de Rafa estaba presente durante toda la semana, y aunque no siempre le acompañábamos, él iba haciendo gestiones en su escaso tiempo libre, para obtener más recursos para nosotros.Como aquellos tambores y timbales que nos permitieron ensayar las primeras marchas para amenizar la cabalgata de Junio,de las fiestas del barrio [09.06.1979], disfrazados cada cual de manera original y distinta. Tuvo tanto éxito que nos permitieron salir en la cabalgata de la Feria de Agosto de la ciudad [27.08.1979]. Así como la primera pintada o manifestación de arte popular e infantil [28.08.1979] en el suelo de la calle del Pasaje del Comercio que anteriormente se denominaba del Generalísimo.

Ahí, el trascender el contexto del barrio, fué ya el vencimiento de aquel sabor amargo de la distancia, pues cada vez había sensaciones nuevas, de identidad y pertenencia entre nosotros, con los que sentíamos estábamos teniendo éxito.También, realizamos en un puesto ambulante, instalados en el suelo del Paseo de Linarejos, la venta de nuestras figuras de arcilla; lo que nos procuró nuestros primeros ingresos y por tanto empezamos a sentirnos algo más autónomos.

Imagen1 (Custom)

Una primera clave: Una buena capacidad de Comunicación externa.

Sin embargo, hay un matiz que no debe de pasarnos por alto, y que Fernando de la Riva me ha ayudado a entender. Son los conceptos de “comunicación interna” y “comunicación externa”, que toda inciativa o grupo social debe de cuidar, amén de otros elementos que veremos más adelante,pues si no lo hace, le lleva a quedarse en donde empezó.La comunicación interna funcionaba entre nosotros sin necesidad de grandes tecnologías de la comunicación. No quedábamos por correo electrónico, ni “sms” de telefonía móvil. Sabíamos que a una hora adecuada en nuestro local de la asociación de vecinos nos encontraríamos, es más, el primero que saliera de su casa a la calle, iba llamando a los demás, pues vivíamos muy cerca unos de otros. Pero una de las claves fundamentales de nuestra comunicación externa fueron dos productos comunicativos genuínamente nuestros que nos hicieron ser conocidos. Las pintadas en el barrio y el pasacalles. Sin ello en el Linares industrial de finales de los 70, nadie ni siquiera en el Ayuntamiento hubieran sabido de nosotros.

Y fué Jose A Goval, quien supo cómo comunicarlo, él mejor que nosotros sabía hacerlo llegar al mundo de los adultos.

Goval, era el Nombre de Guerra de Jose Antonio Gomez Valera, bautizado así por las primeras silabas de sus dos apellidos.

Aquel verano, Goval organizó del 16 de Junio al 1 de Julio de 1979, una exposición de sus dibujos, y no escatimó recursos ni esfuerzos para hablar, a los visitantes de la exposición, sobre el colectivo cultural azahara como coordinador de esta exposición, de hecho casi nos hizo sentir como que éramos nostros los protagonistas de aquella exposición. Esa exposición de dibujos realmente nos abrió mucho nuestra visión y perspectiva de las cosas. Dibujos a tinta china que eran como el decía “un buen puñetazo en la pared”. Nos ayudó mucho a expresar e interpretar conceptos socioculturales desde una mirada dialéctico-critica con la imágen y el dibujo.

Posteriormente elaboramos dos productos comunicativos más, nuestras primeras ediciones de nuestro primer boletin informativo cultural “El Napias” en septiembre de 1979 y nuestro primer comic “El Cebolla” un mes más tarde.

Junto a Jose fuímos conociendo a gente del nuevo Ayuntamiento Democrático, como Alfredo Marquez, Concejal de Cultura, que sustituía a Antonio Failde, que estaba en la mili.

Alfredo nos facilitó junto a Rosa, su mujer, aquellas primeras tertulias tan ricas, que hicieron ya obligado, años mas tarde, las primeras visitas de año nuevo a su casa. Con Alfredo y Rosa conocimos puntos de vista, respiramos una crítica más documentada, fuimos reflejándonos en posiciones y posturas mas políticas y sociales a base de invadirles su piso de la calle Quevedo y comernos sus mantecados.

Una segunda clave: La Alianza con los adultos.

Goval fué por un lado, el mediador, entre nosotros y un mundo de adultos, que no nos valoraba. Pero él nos iba capacitando para que nos sintiéramos sujetos, no objetos; en una sociedad que era inquietante,pero inmanejable para nosotros. Es lo que hoy se llama alianza con adultos, el fué nuestra principal alianza, quien medió, nos facilitó preguntas y reflexiones,nos orientó, estuvo a nuestro lado en las decisiones difíciles y realizó un liderazgo resonante, donde siempre conectaba y empatizaba con nosotros. A veces se distanciaba, y en esas distancias nosotros nos soltábamos en las nuevas tareas.Algunos de nuestros padres le están muy agradecidos por ello.Pues fué una misión providencial.

La alianza con adultos, parte de los principios de que los jóvenes no sabemos realizar algunas tareas d ela participación, y además nuestro tiempo en la participación es breve; surgen noviazgos, la incorporación al mundo laboral, movimientos geográficos por estudios de la universidad, etc . Los adultos que están en la participación pueden capacitar a los jóvenes a las tareas en ello. A veces los adultos no confían en los jóvenes y les ponen condiciones difíciles o los relegan a tareas que nadie quiere hacer. Los jóvenes no se sienten apoyados emocionalmente por los adultos. Ayuda mucho una figura que les comunique a los adultos la necesidad de apoyar emocionalmente a los jóvenes, de que los jóvenes se sientan protegidos emocionalmente, no criticados y juzgados, y a la vez capacite a los jóvenes en cómo desempeñar la tarea y saber estar en un mundo de adultos.

La construcción de alianzas con adultos tiene como pistas fundamentales:

1. La necesidad de desarrollar modelos de participación juvenil que ofrezcan asociaciones y tomas de decisiones conjuntas entre jóvenes y adultos.2. La importancia de que los adultos y los jóvenes desarrollen destrezas para trabajar juntos.3. El reto de desarrollar modelos efectivos de participación juvenil que tomen en consideración los retos de la vida que enfrentan los jóvenes, y evitar su participación bajo los mismos términos que los adultos.4. La necesidad de empezar temprano y ofrecer oportunidades a los niños para participar en decisiones que los afectan, de manera que vayan desarrollando habilidades y asuman responsabilidades cada vez mayores en las decisiones.5. El reto de producir un sistema de apoyo para los jóvenes que les ayude a prepararse para participar en decisiones que los afectan, y darles el apoyo para una renovación continua del liderazgo juvenil.

Los pasos y acciones que se presentan para las alianzas entre jóvenes y adultos se basan en el consenso logrado mediante discusiones entre jóvenes y adultos, es el resultado de un proceso consultivo que incorpora el conocimiento, destrezas, roles y responsabilidad es tanto de los jóvenes como de los adultos.

Por otro lado nuestros padres estaban construyendo los locales de la nueva asociación de vecinos en la calle San Andrés, y a veces ibamos a ayudarles.

Una tercera clave: La Intersubjetividad.

Entre tanto ibamos quedando en la plaza del barrio por las tardes, finalizado el curso escolar y a mediados del verano de 1979, y salíamos después,a dar una vuelta al paseo de la Ciudad. Ibamos conociéndonos, aprendiendo a escucharnos y se iba forjando intersubjetívamente las relaciones, donde aprendíamos unos de los otros.A aceptarnos y forjarnos. Era nuestro proceso de socialización puro y duro, que nos iba modelando aquella personalidad suave y tierna, indecisa y osada a veces, pero clarividente y comprometida de una juventud que se diferenciaba de otra en que queríamos tener implicaciones en nuestro contexto social, frente otra juventud aislada en la que quedaban algunos jóvenes de entonces que nos manisfestaban su apatía o pasotismo.

Era el cambio de objetos, en el que nos sentiamos en el anonimato de ser estudiantes con unas notas y unos contenidos, a sujetos, donde nuestras emociones y vivencias, nuestra particular forma de vivir la vida, la manera de conectar con los otros, nos hacía originales y diferentes. Todo ello gracias al componente dialéctico crítico con que estabamos viviendo nuestra experiencia.

Para ello es necesario la intersubjetividad, la relacion entre sujetos, donde uno mismo es importante para si mismo y para el otro y viceversa.Y la intersubjetividad no se puede improvisar, hay que crear un espacio y un tiempo para ella y dotarla de contenido.

Fundamentalmente fueron esos espacios de coincidir en libertad, en la plaza del barrio, al caer la tarde, el encuentro entre unos y otros, otra de las claves fundamentales, un elemento que se mantendría 10 años más tarde, y cuando falló este elemento, surgió la necesidad de buscarlo fuera. Era la necesidad de conectar emocionalmente con los otros en un contexto de juego, canciones, paseos, conversaciones…y experimentar que alguien te escuchaba. No había play station ni juegos virtuales, ni redes sociales virtuales, y los juegos de mesa eran muy interesantes.

Rafa traía su guitarra y cantaba algunas de las canciones de Victor Manuel, Carlos Cano,Miguel Rios,Paco Ibáñez, El Rock de la carcel…y las letras de las canciones iban calando, haciendo conciencia en nuestras almas,como aquella canción del “Abuelo que fué picaor y murió en la mina” y que escuchamos hasta el anochecer de muchas noches de verano en nuestros primeros walkman; lo dice Humberto Maturana, la palabra es acción y J. Habermas, dice, que puesto que somos seres de diálogo, somos seres de acción.No podía esperarse otra cosa cuando recibíamos palabras cargadas de oración y conciencia y dialogábamos, sólo podía esperarse de nosotros que fuésemos jóvenes de acción.

Algunos de nosotros,los que habíamos aprobado todas las asignaturas en junio, solicitamos a la asociación vecinal, que nos dejaran una habitación para montar un taller de encuadernación durante las mañanas de los meses de verano, gracias una vez más a Jose “Goval”, que nos buscó el principal cliente y así, el material para forjar nuestra cultura sexual. No penséis nada extraño, eran las primeras revistas eróticas que la transición democrática dejaba publicar y leer, y nosotros aprovechamos para leer algunos artículos de interés social. Pero nunca pensamos que gracias a aquél dinero ganado, muchos de nosotros nos pudimos comprar nuestros libros de texto del nuevo curso que empezaría en septiembre.

La capacidad de saber encuadernar, siempre se la deberemos a Francisco López Villarejo,apátrida y exiliado también como Domingo Failde, Goval y tantos de nostros que más tarde nos fuímos de Linares. López Villarejo, era nuestro profesor de historia en el colegio que habíamos dejado y profesor de pretecnológicas, y se le ocurrió la feliz idea de que el taller de pretecnológicas fuera realmente un taller de inserción prelaboral. Hecho que hoy se echa de menos en tantos centros educativos.

colectivo_azahara (Custom)

Una cuarta clave: el paso de agrupamiento a grupo.

Lo que diferencia un agrupamiento de un grupo, es básicamente que en un agrupamiento, sus miembros permanecen en el anonimato.P.e: los viajeros de la cola del autobús, los asistentes a una obra de teatro, etc. En el grupo, los miembros han dejado de ser anónimos, salen del anonimato. Se conocen y son reconocidos por sus nombres y más aspectos personales.

En el Colectivo Cultural Azahara, el nacimiento del grupo, como tal, se fué percibiendo a partir de asumir tareas como grupo. Las pintadas murales, los pasacalles, etc.Cada uno de nosotros tenía un rol, tenía algo que aportar en el grupo -hay quien sabía dibujar, cantar,tocar la guitarra,moderar,organizar, escuchar, representar al grupo,etc.-, asi nos lo reconocían y así cubriamos las necesidades, con nuestra oferta ,de lo que sabía hacer cada uno, así como que recibíamos experiencias y aportaciones de los demás.Eso es lo que se llama predisposiciones en el grupo.

Otra de las cuestiones que fueron quedando habituadas era el clima de nuestra relación en grupo.Pedir la palabra, hablar breve,claro y conciso, incluso algunos escribían qué es lo que iban a decir, escuchar las opiniones de los otros. Dotar a las reuniones de la figura de secretario o moderador.El clima no es sólo cómo se va a realizar la participación de cada cual, evitando que quede en el anonimato, o incluso, que alguno abuse de un tiempo de participación que ha de corresponderle a otro, sino garantizar con figuras concretas esa participación.

Para ello teníamos en principio 2 figuras: Un representate del grupo y un responsable de caja. Pero cada vez que era necesario un moderador, se escogía de entre el grupo.En aquél momento no conocíamos la animación sociocultural ni las dinamicas de grupo, pero la estabamos experimentando.Más tarde es cuando algunos vimos las posibilidades de la metodología participativa.

La cuestión es que eramos grupo,porque nos comunicabamos, y organizábamos esa comunicación. Salvando los primeros momentos donde a veces nos invadíamos y nos “violábamos” los espacios, intentando convencer a los otros de una manera más o menos analfabeta emocionalmente, alguien siempre nos recordaba la necesidad de escuchar al otro, y de seducirle con la escucha y la comunicación.

Todo ello nos llevaba a pasar de tener objetivos comunes a objetivos en común. Y desde luego eso significaba organizarse, y para organizarse había que dialogar.Goval, más tarde nos ponía estos ejemplos : “observad los costaleros de una procesión de semana santa, su objetivo en común es bailar un trono lo mejor posible y que se luzca, o los futbolistas de un equipo de fútbol, todos quieren que se meta el gol en la misma portería, la del equipo contrario, asi debemos tener nuestros objetivos, hacerlos en común. La clave era tener ese objetivo en común en el corazón de cada uno, no era fácil,y por ello recurríamos al diálogo permanente.

El grupo que permanecimos unidos en la entrada de 1980 lo componíamos: Edu Garrido, Manolo Valderas, Rafa Gomez y su hermano Jose A. Gomez “Goval”,Gines y Cristóbal Ruiz “Kiki”, ambos también hermanos; Andrea Martínez, Luisi y Pepi su hermana, Miguel Angel Cano,Antonio Delgado Pérez, “el Rusky” y su primo Antonio Pérez, Mari Carmen Laguna,Rafa y Herme. Venían además amigos y amigas,primos y primas y hermanos y hermanas que pasaban o estaban en alguna actividad puntual con nosotros y ese era nuestro único recuerdo del barrio, al que volviamos cada día pero de paso a nuestras casas.

Quinta clave: definir nuestra misión y visión sociocultural.

Y cuando ya estabamos establecidos en la asociación de vecinos, de pronto surgió aquella discusión en la asamblea, hubo quien objetó por nuestra presencia, y hubo algunos de nuestros padres que siendo directivos, y ver que algunos socios protestaban por nosotros, se borraron para siempre del libro de asociados.Ya teníamos a algunos adultos a nuestro favor.Al final del otoño, en Noviembre de 1979,nos trasladamos de local.

Cogimos un carro de mano, lo llenamos con nuestras pocas pertenencias, y empujándole entre todos, subimos por la Carretera de Baños de la Encina, la Avenida de Andrés Segovia, hasta el final de la Calle el Pontón, donde el Sindicato de Comisiones Obreras nos dejaban un altillo. Nosotros ya llevábamos 2 bancos, una mesa y un armario viejo. Ellos, como otras organizaciones políticas del momento ya tenían expectativas sobre nosotros, y así empezamos el nuevo año de 1980.

Eramos unos chicos y chicas de barrio. Los cambios nos precedían pero la acción no nos abandonaba, y con la acción nuevos aprendizajes, nuevos conceptos y nuevas maneras de dar respuesta a nuevos problemas.Pero nuestro barrio se nos había quedado lejano como contexto de nuestra misión. Casi exiliados de el por algunos de nuestros mayores, empezamos a mirar la ciudad como contexto, y empezaron a llegar otros jóvenes que no pertenecían al barrio. Empezamos a entender que después de aquella cabalgata de feria de agosto del 79 y la pintada en el Pasaje del Comercio, en el centro de la ciudad, eran otros contextos los que nos llamaban en nuestra visión. De nuestro paso por el barrio, había un testigo molesto pero imponente,una pintada de bienvenida al barrio alegórica al mundo del trabajo,les decía a muchos adultos que nosotros habiamos estado allí y que habíamos dejado un rastro amable y cultural,pero nuestra acción ya no estaba allí; había emigrado a otra parte. No imaginábamos que nuestra acción, algún día , llegaría más allá de la ciudad. Pasaría algún tiempo,pero fueron más ciudades las que nos conocieron como referente cultural alternativo de los 80, y no sólo en la provincia de Jaén, también en otras provincias andaluzas.

Sin embargo eran los conflictos que vivíamos, antesala de nuestros cambios, pero aprendiamos a resolverlos construyendo conocimiento, dialogando y discutiendo mucho entre todos y todas. Pues no había ordenadores, ni videos, ni telefonía movil, la comunicación más pura se daba en una acción dialogada y consensuada, donde intentábamos que no hubiera minorías excluídas.Así se producían nuestros cambios sociales, a partir de conflictos que planteaban necesidades a cubrir y para ello nuestro mejor capital social eran los conocimientos que construíamos dialogando.Así se daba nuestro aprendizaje social y cultural.

Cuando empezó el nuevo curso, en los institutos, algunos amigos del barrio que iban a BUP, se distanciaron de aquella primera idea, y algunos que ya habíamos inicado Formación Profesional seguimos más unidos. Edu, no nos abandonó, e incluso más tarde desde el instituto de Bup que él asistía fué atrayendo a más gente.Pero Miguel Saez y su primo,Jose Antonio y Rafi Ruiz-los primos de Andrea-, Pruden el hijo de Silvestre el carnicero,Fernando Montes y Maite Oviedo si nos dejaron. Otros, aunque siguieron en Formación Profesional o se integraron en el mundo laboral, si nos abandonaron como: Mari Carmen Barranco,Pepe el “G”,Juan Francisco Gomez,Pepe Rodríguez Pérez, Pedro y Jose de calzados Camacho y Jose María Lozano Uceda y sus hermanos Pedro y Juan Carlos, Luciano y Paco el de la Isabeli, Chema el hijo de Valeriano y su primo Jesús; todos ellos nos dejaron después de nuestra primera cabalgata de Reyes de 1980.

Empezamos con la idea de forjar nuestra Misión y Visón en el contexto de un barrio obrero. Siin olvidar nuestras raíces y a pesar de los distintos conflictos con los adultos de nuestro entorno, ocurrió que día a día se fué forjando un visión y misión nueva: ser protagonistas del Desarrollo Cultural de una ciudad que aún tenía a la cultura raptada en librerías,bibliotecas,institutos,personas expertas e instituciones públicas,museos,teatros o conciertos. La cultura, estaba considerada para élites que podían consumirla o comprarla. Y de ser trasvasadores de cultura, nos convertimos en creadores de cultura,[creación de nuestro primer teatro de títeres con hierros del taller del padre de Rafa y Goval y lonas de toldos PAT en Diciembre de 1979] una cultura popular que nos permitió entender aquellos tiempos sin diluirnos en ellos.

Principales fechas y acontecimientos de esta época recogidas por Jose A Goval y Manolo Valderas, facilitadas por Gines Ruiz y Lola Torres:

 

  • [Nov – 1978]. Creación del Colectivo Cultural Azahara.
  • [Dic-1978/Marz-1979]. Trabajos de marquetería, arcilla y reuniones varias.
  • [Abril – 1979].Excursión a Vadollano.
  • [24/04/1979]. Charla Coloquio “Mayo 68″ C. Antonio Antequera.
  • [06/05/1979]. Primera pegatina con el anagrama del Colectivo Cultural Azahara.
  • [13/05/1979]. Fiesta-baile para recaudar fondos.
  • [16/05/1979]. Pintada Alegórica al mundo del trabajo.Paredes-cocheras Piscina Benidorm.Esquina inicio calles Mazarrón y Masegosas.
  • [23/05/1979].Limpieza de algunos jardines del barrio y fuente del pisar.
  • [27/05/1979]. Fiesta-baile para recaudar fondos.
  • [09/06/1979]. Cabalgata fiestas del Barrio, de la Asociación Vecinal la Esperanza.
  • [23/06/1979]. Charla coloquio sobre sexualidad.
  • [25/06/1979]. Pintada alegórica al niño y su mundo.Paredes de la Piscina Benidorn hacia entrada calle de Los Calerines.
  • [01/07/1979].Fiesta-baile para recaudar fondos.
  • [07/07/1979]. Excursión a Cazorla.
  • [16/07/1979].Exposición de dibujos de Goval.
  • [05/08/1979]. Pintada comercial Piscina Benidorm.
  • [27/08/1979].Cabalgata feria de San Agustin.
  • [28/08/1979].Manifestación arte popular infantil en los adoquines del Pasaje del Comercio, entonces del Generalísimo.
  • [28/09/1979].Publicación del 1er ejemplar del boletín EL NAPIAS.
  • [28/10/1979].Publicación del 1er ejemplar del cómic EL CEBOLLA.
  • [Nov – 1979].Traslado al local de Comisiones Obreras.
  • [Dic – 1979].Construcción de un Teatro de Títeres de tubos de hierro y lona.
  • [05/01/1980].Banda en la cabalgata de Reyes Magos.
0
colectivo azahara
Author: Pedro Torres

Get Connected

    30 Responses