buitres

Cuando dibujé esta lámina, nunca supe que trabajaría en intervención con familias. Empecé con jóvenes en el barrio de la Chanca-Pescadería [1984] en Almería. El primer grupo se autodenominaba los Buitres, y quise dibujar el contraste entre su mundo, con el de las familias "normalizadas", ¿normalizadas ?, ¿por qué?
Como veréis, represento con más detalle la familia "desordenada", sufriente, pero así eran muchos de los padres de los jóvenes con los que trabajaba. Y muchos de esos jóvenes, alguno ya había sufrido privación de libertad, la libertad que mal se manejaba, luego se convertía en su propia cárcel. Aquí la represento por una jaula en forma de buitre.
Sin embargo, estas familias convivían con sus propios problemas, y esos problemas eran a la vez su pasado y su presente. En la otra familia, dibujo una escalera que va a un sótano, donde hay ojos. El sótano del insconciente, quizás en el consciente , arriba, no hay problemas, y si los hubo, están enterrados en el insconciente.
La imágen ideal, hubiera sido la de una familia que se entrega por ayudar a la otra, hasta donde sabe y puede.

pelicano pan de vida
polonio

Os presento uno de mis dibujos preferidos, se llama "Polonio" y lo tiene colgado una amiga en su despacho de Linares. Lo realicé a tinta china a finales de los 80.
Representa a Lucas, alias "El Polonio", era un vagabundo, al menos así se le denominaba, aunque Pia Piolanti, en Facebook, ha creado una página llamada Polonio Friki Queen, un poco aduciendo a la homosexualidad y la expresión artística del personaje, yendo más allá del vagabundo y  que siempre se ubicaba en los almacenes de Simago, y pedía limosna junto a su perro.
Me llama la atención, porque en el vagabundo, siempre he visto reflejado el estado de pobreza.
El estado de pobreza, genera en nosotros y nosotras un miedo bloqueador, miedo a ser pobres, a NO TENER, NO PODER, NO SABER, sobre todo pobres de dinero, una pobreza que nos suma en la más vil de las miserias, en la que nuestro estado de necesidad nos haga vulnerables, incluso pobres y necesitados de amor.
¿Quien no ha vivido alguna vez un estado de pobreza?, pobreza personal ante una situación concreta. Donde no teníamos, no podíamos, no sabíamos.
Sin embargo, hay quien prefiere, aceptar que el mejor momento de nuestras vidas es cuando lo tenemos todo: [el amor, la belleza, el poder, el prestigio, la riqueza...], o al menos no nos falta algo que necesitamos tener, incluso cuando sabemos aquello, que nos hace destacar, por saber las respuestas, por saber los atajos, las estrategias, por saber el conocimiento que nos hace ser buscados y admirados. Y por último, creemos que además lo mejor es poder siempre, tener el poder para influir, para que dependan de nosotros, pero no depender nosotros de nadie.
¿Que pasa cuando no es asi? Cuando no tenemos lo que necesitamos, no sabemos la respuesta o la manera, y no podemos lograr lo que nos proponemos. ¿Nos sentimos en un estado de pobreza?
De alguna manera si. Pero hay quien en vez de querer huir, a toda costa, de ese estado, entiende que el estado de pobreza, cuando se da en la vida, es un momento, para ser amado, para recibir, para de alguna manera, en nuestra vulnerabilidad y debilidad, en vez de ser débiles, nos hacemos fuertes. ¿Por qué se da ese misterio?
Un misterio, en que por medio de la pobreza y la humildad, el amor se hace fuerte en nuestras vidas débiles y vulnerables. Y es que sólo así, en ese estado en que nos sentimos, que no tenemos, no sabemos y no podemos, es cuando podemos ser llenados desde el amor, de lo que necesitamos. Es cuando necesitados, el amor se vuelca en nosotros, a traves de amigos, familiares y providencia.  
A veces ser como un vagabundo, o estar en estado de pobreza, nos permite captar el amor en nuestras vidas. No sería necesario, si en nuestra meditación diaria, nos preguntaramos, ¡donde ha pasado hoy el amor por mi vida? Nos referimos a aquél amor que nos hace libres.
*Dibujo" Polonio" Tinta China sobre papel. Autor: Pedro Torres

pelicano pan de vida
pelicano

"Uno de los símbolos sagrados del cristianismo es la figura del pelícano. La explicación es simple: ante la total ausencia de comida, el pelícano abre su pecho con el pico, y les ofrece su propia carne a las crías.Dice el maestro:Muchas veces somos incapaces de entender las bendiciones que recibimos. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que Él ofrece para mantenernos espiritualmente alimentados.
Hay un cuento , comentado por Paulo Coelho en Maktub, sobre un pelícano que, durante un riguroso invierno, consigue sobrevivir a su autosacrificio durante algunos días, ofreciendo su propia carne a sus hijos. Cuando, finalmente, muere de debilidad, una de las crías comenta con otra: - Menos mal. Estaba cansado de comer todos los días lo mismo."
Parece ser que esto no es real, es decir, habitualmente los Pelícanos no se abren el pecho con el pico para alimentar a sus crías, cuando hay necesidad. Sin embargo algo de be de haber de verdad cuando el cristianismo usa al Pelícano como símbolo en su iconografía.
A mi me llama la atención en este microblog que creo, para ser Iglesia hoy. Una Iglesia fiel a Cristo. Creo que esa es la figura que se necesita, alguien capaz de entregar tiempo y vida para que los otros conozcan a Jesús.
En este microblog, reflexionaremos sobre ello.

pelicano pan de vida