Toda acción la precede una oración